20161106_123219

Este artículo ha sido realizado gracias a la colaboración del concesionario Citroën PSA Retail, que amablemente nos ha cedido un nuevo Citroën C3 para desplazarnos. Podéis visitarlos en Avenida das Mariñas 290, Perillo, Oleiros.

El tráfico y la densidad del mismo son la cruz con la que han de cargar las ciudades a medida que crecen. Todos dependemos del coche para nuestros desplazamientos, tanto laborales como de ocio, pero esto nos acarrea frustraciones al encontrarnos en atascos kilométricos a la vez que hace de la ciudad un terreno para las máquinas y no para las personas.

20161106_124425La solución dentro de la ciudad es sencilla, un transporte público como el bus urbano permite una densidad de pasajeros muy superior ocupando el espacio de a penas un par de coches. Pero para llegar a este bus urbano la gente que vive fuera del área metropolitana, necesita un sitio donde dejar su vehículo de forma cómoda, aquí es donde entra el parking disuasorio.

Las grandes ciudades han encontrado una solución a la saturación de vehículos en su casco urbano mediante el uso de los aparcamientos disuasorios, que situados en las afueras dan a los conductores la alternativa a meterse en el infierno del tráfico dentro de la ciudad, haciendo en estos la transición de su coche particular al transporte público.

tierras-lonzas

Corrimiento de tierras

Es un concepto que encaja muy bien en el esquema de movilidad de A Coruña, que ha sufrido siempre de unos accesos muy propensos al atasco y por eso la Xunta empezaba las obras para el aparcamiento disuasorio de Lonzas en mayo de 2015 y entraría en funcionamiento el 22 de octubre del mismo año. La obra del aparcamiento le ha costado a todos los gallegos más de 566.000 € y fue adjudicada a la empresa Arias Hermanos Construcciones. En esta explanada pueden aparcar más de 170 vehículos, que con una división rápida sale a más de 3.300€ por plaza de aparcamiento a la intemperie.

Parece una idea genial, pero no hace falta más que acercarse por el aparcamiento para ver que algo falla. La población de vehículos aparcados de la que suele contar el parking es poco menos que titular cuando supera la decena, en nuestra visita con el nuevo Citroën C3, sólo había siete coches más aparcados. El fracaso de esta infraestructura ha llegado tanto a losmedios de comunicación, como las redes sociales como se pueden ver en estos montajes de @luislo1969.

lonzas-montajes

Algunos de los montajes de @luislo1969

¿Qué ha ido mal de todo lo que podía haber ido bien? Empecemos por lo primero, para ir a un sitio tienes que conocerlo, intentad buscar el aparcamiento disuasorio de Lonzas en internet y encontraréis artículos hablando de él, pero no su ubicación en servicios como Google Maps. Desde la vista de satélite podéis ver la obra, pero desde la vista de mapa no aparece nada, para Google este aparcamiento no existe más que en el nombre de las paradas de bus que se le han habilitado como “Aparcadoiro Lonzas”. Y ya no hablemos sólo de Google Maps, una pequeña encuesta a vuestros conocidos y la mayoría no sabría llegar al aparcamiento.

maps-lonzas

Esto es lo que se puede ver en la ubicación del disuasorio desde Google Maps

El segundo y no menos importante punto clave para el éxito de este aparcamiento son las conexiones con los transportes públicos y las frecuencias de estos. Y aquí ya empezamos con mal pie, ya que cuando se inaugura no existe ninguna parada en Lonzas para quien decida aparcar, para después incorporarse una en cada sentido, que no parecen haber servido de reclamo. ¿Y si llueve? Pues si llueve más te vale llevar paraguas para esperar el bus, porque la parada no tiene marquesina.

pano-oscura

En cuanto se pone el sol, la oscuridad reina

Cuando lo encuentras, el aparcamiento no está mal y sobra el sitio para aparcar. Pero lo que no está bien es el mantenimiento, la maleza crece a sus anchas y un corrimiento de tierras no da mucha seguridad para dejar tu coche aparcado. Súmale una iluminación nocturna inexistente y noticias como la del hundimiento del suelo por un camión aparcado y cuando unas ovejas van a pastar a él parece casi una buena noticia.

Es una pena que esta infraestructura no haya tenido más éxito, su ubicación es buena para la gente que trabaja en La Grela y no vive en la ciudad o quien venga de las afueras, sobre todo accediendo desde la Carretera Baños de Arteixo. Pero esperemos que esta primera mala experiencia no nos prive de los otros dos que la Xunta tenía planificados y que se aprenda de los errores para poder disfrutar de unos parkings disuasorios que hagan honor a su nombre y disuadan a los conductores de meter su automóvil en la ciudad. Mientras tanto toca seguir tirando de coche y aguantando los atascos.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.